logo caiman
caiman.de archivo


España: El Día de las Reinas del Cielo – Domingo de Ramos en Sevilla

13. de abril 2003, 14.00. Una tarde de domingo en Sevilla. El termómetro se acerca a los 30° grados y el Parque de María Luisa está inundado de luz primaveral y conquistado por familias con muchos niños que están jugando en la hierba. Todo el parque un mosaico de colores y perfumes. Irídeas, adelfa de flores blancas y rosas, jazmines, y una última exhalación de perfume de azahar ya casi desflorecido. La contemplación del renacimiento de la vida y de tantos niños, mujeres y hombres embargados por sentimientos primaverales, jugando pacíficamente, nos recuerda la famosa obra de Picasso titulada "La Paz". La Paz - tan amenazada en estos tiempos de guerra imperialista y aznarista.

En el canal al lado de la Plaza de España hay muchos niños jugando en patines. Y en los bancos de azulejos repartidos por todo el parque, parejas de recién enamorados están al borde de establecer nuevos récords de "besos permanentes", jurando, como no, fidelidad eterna. Si la palabra Romanticismo no existiera, aquí y ahora, cerca del monumento a Becquer, habría que inventarla urgentemente.

Una marcha triunfal luminosa
15.00. Pero no, no es un domingo cualquiera, porque de repente, este escenario de felicidad efímera es invadido por mensajeros de la eternidad. Trompetas resonantes llaman la atención, abriéndose paso por la muchedumbre que llena la alameda Isabel la Católica delante de la Plaza de España. Encapuchados, figuras siniestras como del otro mundo, se acercan caminando por este Edén andaluz que hoy se va convirtiendo en el Huerto de Getsemaní. Es que hoy es el domingo más importante del año para Sevilla: Domingo de Ramos.

Tres encapuchados que llevan túnicas y antifaces de blancura reluciente, preceden la procesión. A la primera vista, son fantasmas de la noche que por error han salido a la plena luz del día donde parecen irreales y algo fuera del lugar. Son los primeros en salir de su iglesia : los 1300 Nazarenos y Penitentes de la Hermandad de La Paz y su camino es especialmente largo – desde el barrio El Porvenir en el sur de Sevilla hasta la catedral.

Más penoso que para los Nazarenos resultará el recorrido para los "Costaleros" que llevan los dos Pasos cuyo peso es de 2 a 3 toneladas. Están estos héroes de la Semana Santa escondidos de los ojos del mundo, detrás de faldones de terciopelo, así que no ven nada en la oscuridad debajo del Paso y avanzan según las órdenes de su Capataz. Ya está allí el primer Paso, acompañado por los sonidos de una marcha triunfal e iluminado por rayos de sol que hacen brillar aún más el dorado de la canastilla.

Jesús de la Victoria en su camino a la catedral

En el centro de una colina de claveles rojos está Jesús Nazareno llevando la Cruz, rodeado de legionarios y atormentadores romanos. Al lado de la Torre Sur de la Plaza de España se detiene este "Jesús de la Victoria" – algo demasiado militar nos suena su nombre.

Cubiertos de sudor, algunos de los 48 Costaleros se asoman por debajo del Paso, pidiendo agua. Estas horas de calor de la Siesta, cuando las temperaturas alcanzan el máximo, son quizás las más difíciles para ellos. Incluso los espectadores parecen sufrir de calor y cansancio y buscan la sombra. Pero todos los sevillanos se entusiasman con el segundo Paso que unos 20 minutos más tarde aparece radiante al final de la alameda inundada de luz solar: el Palio de la Virgen de la Paz.

La primera de las ocho "Reinas del Cielo" que hoy procesionan por las calles de Sevilla, convirtiéndola en Jerusalén.

El Domingo de Ramos es el "Día Récord" de la Semana Santa de Sevilla. Ningún otro día hay más cofradías y nazarenos en la calle (si contamos la Madrugá y el Viernes Santo por separado): nueve cofradías y unos 10.000 Nazarenos en total – sin olvidar la inmensa afluencia de público.

Cuando se acerca la bella Virgen, los espectadores que estaban conversando animadamente, guardan silencio al mirarla. Como el Cristo, también es una obra del escultor Antonio Illanes de 1940. Su Paso está dominado de blancura reluciente – el color que simboliza la paz.


La Virgen de la Paz cerca de Postigo
El Palio elegante es transparente, la decoración y la corona son de plata sin dorado. Parece casi austero este Paso, y no es barroco, sino neo-gótico. El manto de la Virgen también es blanco, sin bordados. Ahora el Capataz ha detenido el Palio y una nube de incienso, iluminada por rayos de sol, lo envuelve.

La imagen de la Virgen de la Paz, enmarcada por los árboles de esta alameda constituye desde hace décadas la primera "estampa clásica" que inaugura la Semana sagrada de Sevilla.

Una Fiesta Infantil alrededor de "La Borriquita"
15.30. Estamos en la Calle Imagen, cerca de la Iglesia más grandiosa de Sevilla, El Salvador.

Actualmente, este inmenso templo está totalmente cerrado por obras y evoca discusiones por su estado delicado de conservación. Esperamos que los responsables (ellos saben quienes son) cumplan con su misión de salvar esta segunda iglesia más importante de Sevilla del derrumbamiento. Como casi siempre, el pueblo ha actuado más rápidamente que las autoridades, coleccionando mucho dinero para realizar las obras para salvar el templo ahora mismo y no cuando sea ya demasiado tarde.

Por las obras en El Salvador, esta procesión que presenciamos ahora ha salido de la Iglesia de La Anunciación. También se trata de una Cofradía de Nazarenos de túnicas blancas. Pero hay una diferencia fundamental comparada con la de La Paz: éstos Nazarenos aquí son casi todos tan pequeños que podríamos llevarlos en brazos. Y en efecto, podemos ver muchas madres sin antifaces que llevan sus diminutos "encapuchados" o en sus brazos o de la mano. La procesión de la " Entrada de Jesús en Jerusalén " casi sólo la forman niños y los sevillanos la llaman "La Borriquita", porque el único Paso que ahora se está acercando, muestra Jesús en una pollina, acompañado de apóstoles y hebreos. Sin embargo, el Paso, aunque pomposo y adornado con una auténtica palma, es de menor importancia.

Más fascinante resulta toda la atmósfera que lo rodea: una inmensa fiesta infantil al aire libre con ambiente alegre y lúdico y aplausos desde los balcones. Similar habrá sido la acogida calurosa hace casi 2000 años en Sión cuando Cristo entró por la puerta de la ciudad.

Pero en el caso de La Borriquita no se trata de una hermandad de niños, como algunos forasteros pensarán, sino forma parte de la hermandad "El Amor". Es la única en Sevilla que realiza dos procesiones - y el contraste entre ellas no podría ser mayor.

Practicar para La Borriquita o La Estrella? Niños trianeros con su pasito

Mientras que en la procesión de la tarde casi sólo participan niños vestidos de blancura y alegría, los Nazarenos que realizan la estación de penitencia de noche con "El Cristo del Amor" llevan túnicas y capirotes de negro riguroso y el ambiente estará dominado por silencio, recogimiento y marchas fúnebres.

16.00 en la Calle Zaragoza. Tambores y trompetas anuncian otra escena de la Vía Crucis representada en la Semana Grande de Sevilla. De la Capilla del Mayor Dolor han salido Nazarenos con túnicas color crema y capirotes negros. Es la procesión más pequeña del día, en la que sólo desfilan unas 500 personas. Por ello, el primer Paso llega rápidamente y está doblando ya la esquina de la Calle Zaragoza. Esta Cofradía de "Jesús Despojado" nos presenta un Paso bastante grande, neo-barroco y original, cuya canastilla combina madera noble con relieves dorados. Muestra una escena dramática en la que aparece Cristo en su condición muy humana, despojado de sus vestiduras y víctima de torturas, rodeado de un grupo de atormentadores y soldados romanos. Se trata de una representación viva y dinámica, casi se puede sentir la agresividad y brutalidad de los atormentadores, esclavos ellos mismos del poder tirano, que están preparando todo para crucificar la Voz de la Verdad.

Aunque la hermandad de Jesús Despojado es relativamente nueva (fundada en 1936), pertenece a las cofradías jóvenes que llenos de entusiasmo realizan su estación de penitencia - de un lado imitando a las venerables hermandades antiguas, y de otro lado más abiertas para admitir actualizaciones modernizantes.

Todas las esculturas del Paso son neo-barrocas, de la segunda mitad del Siglo XX, y ofrecen un conjunto que consigue orientarse por los grandes pasos de misterio del pasado. Ahora se aleja lentamente y desaparece, siguiendo su camino hacia La Campana.

para imprimir

página 2     



buscar

powered by google


guia/archivo

© caiman.de GbR - disclaimer - nosotros pa´rriba